jueves, 27 de enero de 2011

Showtime

Tiempo queda aún para comentar la próxima Super Bowl, pero antes de ello, permitídme que hoy me centre en el conocido Showtime. Entre otros muchos cambios, la NFL ha variado a lo largo de la historia sus fases de Showtime. No en cuanto a su estructura, la cual ha permanecido inalterable a lo largo de las cuarenta y cuatro ediciones disputadas, sino en el tipo de espectáculo programado. Todos sabéis que el show se divide en tres partes bien diferenciadas: Pre Game, National Anthem y el conocido Half Time, siendo las dos últimas las que podemos ver usualmente desde Europa.



Hasta bien avanzados los años 90, la organización solía utilizar a los "coros y danzas" universitarios, o bien cheerleaders profesionales, bien bandas militares, incluso cantantes de bajo perfil. Así, en el Pre Game, se alternaban las actuaciones musicales con los conocidos fly over, con los actos destinados al reconocimiento de personas o colectivos que, por algún motivo de actualidad, fueran protagonistas en la vida del norteamericano, o incluso reconocer algún motivo local, sede de la Super Bowl. En esa línea hay que considerar los homenajes a los proyectos Apollo (1969 y 1973), a los rehenes norteamericanos secuestrados en Irán (1981), a la música de las películas de Hollywood (1993), a los músicos de Georgia (1994), a los 150 años de Florida (1995), a la cultura nativa norteamericana (1996), etcétera. Progresivamente, el Pre Game ha evolucionado hacia la actuación de algún grupo individual o los conocidos Remix de varios cantantes. Mientras que en 1987 y con motivo de la celebración de la Super Bowl en Pasadena, los Beach Boys actuaban en el "Salute to California", con posterioridad dejarían su huella actuaciones tan variopintas -con frecuencia en un mismo pack-, como los Kiss, Tina Turner, Sting & No DoubtPaul McCartney, Carlos Santana, Beyonce, Aerosmith & N'SYNC & Britney Spears, Willie Nelson, Black Eyed Peas, Eart Win & Fire, Alicia Keys, Stevie Wonder o Faith Hill.

Exactamente la misma evolución ha tenido el momento, siempre emocionante, de entonar el himno norteamericano, Quizá en sus inicios combinaron en mayor medida las bandas militares, las universitarias y los cantantes. En 1967 inauguraban esta tradición las bandas de las universidades de Arizona & Michigan; un año después era la banda de la universidad de Grambling. Anita Bryan entonaría los primeros versos en 1969 -con una referencia a los astronautas del Apollo, claro está- y dos años más tarde sería el trompetista Tommy Loy. Diana Ross intervino en 1982, Neil Diamond cinco años más tarde, Billy Joel en 1989 (y 2007) y Whitney Houston en 1991. Muchos dicen que esa fue la mejor interpretación del The Star-spangled banner, pero siempre me ha parecido que la cantante es de esas que suelen recargar tanto las notas y vocear con tal potencia -Mariah Carey, date también por aludida-, que excede los límites de lo que el buen gusto musical está dispuesto a admitir. En el extremo opuesto, tras las actuaciones de Garth Brooks, Natalie Cole, Jewel, Cher, Backstreets Boys, Dixie Chicks, Beyonce, destacó con su habitual luz propia, mesurada, precisa y emocionante aquellos "oh, say can't you see" de Faith Hill (2000), cuando los Rams se impusieron a los Titans en Atlanta. Aunque debo reconocer que el más grande espectaculo lo dío Marvin Gaye en el All Star del 83, no dejéis pasar el impagable momento de darle al play.



Sin duda, el acto principal es el conocido como Half Time. La historia no es nueva y la hemos visto en los dos puntos anteriores. La organización ha intentado, con éxito dispar, atraer al evento a aquellas bandas o cantantes de mayor actualidad. Unas veces la respuesta ha sido inmediata y otras, ha requerido esperar años, incluso décadas, para verlos sobre el escenario. Hay una regla bastante evidente: a mayor fama, mayor ha sido el retraso. Ella Fitzgerald (1972) cortó el tostón de bandas universitarias -muy populares por aquellos lares-, pero no fue hasta 1991 que la NFL dió un cambio de rumbo, incorporando, en masa, a "estrellas" del panorama musical. Así hallaron sus 15 minutos de gloria los New Kids on the Block (1991), Gloria Estefan & Stevie Wonder (1992), Michael Jackson (1993), The Miami Sound Machine (1995), Diana Ross (1996), los Blues Brothers (1997), Boys 2 Men, Temptations, Queen (1998), Stevie Wonder, Gloria Estefan (1999), Phil Collins, Christina Aguilera, Enrique Iglesias (2000), Aerosmith, Britney Spears (2001), U2 (2002), Shania Twain, No Doubt, Sting (2003), el famoso dueto Janet Jackson & Justin Timberlake (2004).

A partir de aquí es cuando la NFL tiene el buen juicio -supongo que por cuestiones presupuestarias-, de invitar a los grandes dinosaurios en activo, uno por actuación, prolongando así el tiempo que los podíamos disfrutar en escena: Paul McCartney (2005), The Rolling Stones (2006), Prince (2007), Tom Petty & the Heartbreakers (2008), Bruce Springsteen & the E Street Band -todos de rodillas, por favor- (2009) y The Who (2010).

¿Y el próximo domingo, 6 de febrero?.

 La NFL nos ha amenazado con que Christina Aguilera perpetrará algo parecido al National Anthem y la actuación de los Black Eyed Peas durante el Half Time puede batir récords de cutrerío. Desde aquí animo a Aaron Rodgers y Ben Roethlisberger a tomar el micro y marcarse un dueto, peor no será!. Que Dios nos coja confesados.

1 comentario:

  1. Cáspita con Marvin, casi me pongo morcillón XD

    ResponderEliminar