sábado, 14 de agosto de 2010

Santa Teresa de Jesús, Dalí y la NFL


Desayuno y lo hago absorto en mis pensamientos hasta que esa tostada de mermelada se rompe cayendo su trozo principal dentro del café, derramándolo por toda la mesa. Disfruto del periódico de la mañana y a la tercera línea me doy cuenta de que no me he enterado de nada. Acudo a la playa y pierdo niños y perro porque, sentado a la orilla del mar, me he quedado oteando la línea del horizonte. Pido a un agobiado camarero el cuarto mojito de la tarde y sigo con la mirada perdida. Juego un partidillo de básket con mis amigos hasta que me retiro cabreado porque, despistado como ando por la pista, me dan un balonazo en la cabeza. Y cuando llega la noche y tras desfilar ante mi treinta holandesas, en ropa interior y miradas insinuantes, mis amigos me preguntan la razón de tal existencia languideciente y absorta, me pongo en pié -con el puño en alto- y declamo con voz alta y rotunda para sopresa de propios, extraños y polícia municipal:

"sí, los partidos de pretemporada están bien, pero,
vivo sin vivir en mí,
y tan alta vida espero, 
que muero porque no muero: 
POR DIOS, QUE EMPIECEN YA!!!!!!"

1 comentario:

  1. Es verdaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaad

    ResponderEliminar